Tuesday, February 12, 2008

Las ruinas románticas


"
Me atrevería a decir que todos, cuando estamos frente a una ruina, imaginamos con algo de `morbosidad' quién la habitaba, qué hacían en cada rincón, cómo sería escuchar sus voces entre las habitaciones, en fin, qué habrá pasado con esa gente de la cual tal vez ni siquiera encontremos huella alguna en el presente y nos reconocemos en ellas; sabemos que alguna vez otros nos imaginarán a nosotros habitando en las ruinas de nuestro entorno. A través de la imaginación romántica, von Schack logra re-poblar y re-vivir (revelar, en última instancia) las ruinas. La ruina, en este caso, es la materia prima, es el escenario en que el autor se sitúa para componer su obra".

Daniela Picón Bruno, obtenido aquí.

-------------------------
...Lo lamento por el pueblo -maravilloso, del que omitiré su nombre para que no se ofendan por la infamia- pero es que no me pude aguantar. Y una cámara amiga -o traicionera- captó el momento. Sí, puede ser romántico.

PD. LA foto "dark" que encabeza el post anterior, que propuse en broma al cadáver exquisito en honor a Estaciones Desnudas, no soy yo. Un amigo poeta pensó que se trataba de mí cuando lo leyó, heheheheh. Fue una fotito sacada de internetttt. Pongan en goole Jockstrap, imágenes, y por ahí la verán.

3 comments:

Juana la loca said...

Querido Pedro: te aseguro que las ruinas pierden todo su romanticismo cuando están habitadas, cuando dentro de los viejos cascarones casi por caer, viven personas que se juegan la vida cada día al acostarse, al comer, o al ir al baño: nunca se sabe cuándo se caerá la próxima pared, o si el techo se desplomará justo en el momento en que se hace el amor o se duerme. Podría mandarte un video que se llama Un arte nuevo de hacer ruinas. Pero no sé hacer copias, pero tan pronto aprenda o alguien me la haga, te lo pongo en el correo. Millones de besos, Damaris

Luciérnaga said...

a mí eso de que nos imaginarán a nosotros... vamos, eso de saber que algún día nuestro hogar será una ruina...

me da miedo. creo que sí. eso, miedo.

un beso Pedro.

Viktor Gómez said...

Me parece interesante ver la mirada otra. Sobre el objeto, el paisaje, lo escrito. Tu mirada siempre nos ayuda a romper encuadres y límites. Y es ese desencuadre tan oportuno para reordenar nuestra personal visión...

A más, cómo no hay nada más serio que el buen humor, que la ironía, prima fonética de la ira mía, desmontando lo sacro para volver a ello con más naturalidad, con menos temor.

Es difícil decir con sencillez lo oculto, lo no visto sino a través de ese transversal (des)enfoque.

Las ruinas, con su valor simbólico, muestran lo real y nos re-velan dónde reside lo importante y que extraño es ese no asombrarse de la vida, del diario y plurar escombro de historia, intrahistoria y recuerdos que el paisanaje y las palabras intuyen, sugieren, proponen.

Porque te atreves a decir,
gracias, Pedro.

Un abrazote.

Viktor