Monday, May 21, 2007

Queda poco para las elecciones. Manuel va de número 2 en la lista que presenta el grupo de Izquierda Unida en Manises. Eso significa, que podría salir elegido como concejal. El calor pegajoso de los días no lo desanima, y trabaja como una hormiga. El teléfono no para. Habla hasta en la ducha y me alegra que, aún así, se le vea con tantas ganas. Si eres manisero o manisera, y lees esto, te hago saber que mi posición "invisible" de foráneo no me hace menos comprometido o ignorante de lo que pasa en mi barrio o en mi pueblo. La invisibilidad de muchos trabajadores y trabajadoras inmigrantes -de economías sumergidas y de las que no lo son- es un tipo de radicalidad y también de realidad por la que hay que luchar. Y porque sé que el pueblo lo necesita y se trata ésta de la mejor opción -digo la "visibilidad" comprometida y jugada de Izquierda Unida, también desvelándose por inmigrantes y trabajadores, con mirada ecologista, plural y solidaria- te pido el voto. Pedir el voto es un acto tan político como escribir sobre el que uno ama. No le puedo votar por la sorpresa del fárrago burocrático y cortoplacista, y porque pensaba que sólo mi empadronamiento y residencia bastarían. No fue así y me he quedado fuera de plazo y sin posibilidad de ejercer mi derecho. Éste es mi voto y es también mi declaración de amor. Me enorgullece ver a su familia usar una camiseta con la foto de Manuel. La llevaban puesta ayer en el mitin que, para toda Valencia, se hizo con la presencia de los principales líderes, entre ellos, Gaspar Llamazares y Gloria Marcos. Yo mismo se la tomé, y creo que aparece tal cual es: una mirada transparente de quien es igual. Le he ayudado en lo que he podido, sobre todo, dándole consejos en la edición y composición de panfletos. También le grabé una cuña de voz para anunciar el acto de presentación de las candidaturas. Mientras escribo esto, pasa un coche con altavoces y me escucho anunciando por las calles el evento. Ahora que lo pienso, quizás mi acento les haga picar y asistir por curiosidad. No se sabe. Ayer en la tarde-noche nos relajamos un poco. Nos juntamos con una pareja de amigos que no veíamos hace mucho y nos contamos nuestras cuitas mojando nuestros recuerdos en una jarra de agua de valencia. Para quienes no son de aquí, se trata de zumo de naranja mezclada con cava (champán) y otros licores indescifrables. Es riquísimo y engañador. Luego de que nos despidiéramos de ellos, nos fuimos a cenar a “Chin-gay” que es un restaurant chino de avenida la Pau -que, por cierto, no se llama así- al que normalmente acuden muchos chicos y chicas gays y lesbianas, aunque es abierto a todo público. Conversábamos con Manu acerca del anterior encuentro con nuestros amigos, cuando de pronto entra un montón de gente del partido suyo, algunos simpatizantes y gente proveniente de una asociación de amigos de Cuba. Habían ido a cenar allí, como nosotros, porque también es un lugar muy céntrico y barato. Entre ellos estaba Aleida Guevara, la hija del mismísimo Ché, pediatra, residente en Cuba, que en otras ocasiones ya había venido a Valencia a dar charlas. Manuel la conocía de antes, la saludó y le contó de lo que hacía en Manises, donde también Aleida tiene amigos. Yo me quedé detrás. Suelo ser muy tímido para estas cosas. No podía dejar de ver esas manos de ella que no soltaban las de Manuel, fraternalmente, sin dejar de ponerle atención. Los ojos son iguales a los de su padre. Hoy ya es otro día. Siempre me fijo en los ojos. Cuando llegue Manuel del trabajo, probablemente se los besaré y le diré que se siente y que descanse un poco.

.....

La Página que aún se está haciendo del grupo de Izquierda Unida manises es ésta.
El retrato de Manuel, lo hizo Sara, nuestra sobrina de 11 años, toda una Picasso.

7 comments:

Enrique said...

Suerte con eso!

Juana la loca said...

Escribes con tanto fervor y tanto compromiso del trabajo de Manuel que, aunque lejos y sin validez legal, aquí también te va mi voto, y la vez, la petición del voto de los que sí pueden ejercerlo. Suerte con todo. Confiemos en que llegue a concejal. Por cierto, yo conocí a la otra hija del Che, Hildita: trabajaba en la biblioteca de Casa de las Américas -yo vivía justo al lado de CA y solía ir a estudiar allí-. Igual, me llamaba mucho la atención que fuera hija de quien era (ella ya murió, creo que en el 95 o 96), sobre todo porque en esa época yo era absolutamente guevarista. Un beso y de nuevo, mi voto. Damaris

Pedro Montealegre said...

Muchas gracias por tu confianza, Damaris. Manu te lo agradece también, al lado mío. Y otra cosa: quizás lo que más me llamó la atencíón fue encontrarla, a Aleida, sin proponérmelo ni llegar a pensar jamás que podría suceder algo así. Pero ya ves. En un restaurant chino en Valencia. Imagino que debe haber muy buenos libros en esa Biblioteca de C A. ¿Recuerdas alguno en especial que hayas leído allí? Ya nos contarás. Abrazos.

baudelaire3 said...

Yo voto por los ojos de Manuel, voto por tu crónica romántica y deliciosa y fervorosa y envidiablemente escrita, voto también por Damaris, que es lo mejor que me pudo haber pasado en este mundo junto con mis padres y mis hijas (aprovecho de pasar mi avisito).

Suerte en esa campaña y pa' la próxima inscríbete temprano,

C

Marisa Vidal said...

No lo había leído todavía, pero ahí va mi apoyo, espero de verdad que logre, que logréis llegar a tener presencia, como mínimo. No sólo, pero también, por las ganas, el amor y el entusiasmo con que lo habéis preparado todo para este, hoy, vuestro día decisivo. Espero que los nervios no sean excesivos y que haya una feliz e inolvidable celebración.
Tal vez en las misma situación, y yo para eso soy muy boba, me hubiera quedado contemplándola con admiración. Sería mirar mucho más allá de sus ojos, adivinar en ellos el fruto de una revolución, me remonto, sin poder evitarlo, al momento de su nacimiento, me viene a mis palabras Zoe Valdés, y el perder de una guerra, de tantas guerras... más poético que una mirada es el entusiasmo con que se transmita. Quizá, seguro, te envidio.

Pedro Montealegre said...
This comment has been removed by the author.
Pedro Montealegre said...

Amig@s: resultados de último minuto: Manises se queda igual: 12 concejales para el Partido popular (ganan alcalde), 8 la coalición Psoe- Apm (este ultimo, partido manisero), e Izquierda unida 1, y no sacó 2 por 100 votos ¡¡Tengo los cómputos en la mano!!!! Así es que Manu no podrá ser concejal, pero al menos el resultado en Manises no fue tan desastroso como en Valencia y pueblos de alrededor: pese a que el PP está robando a manos llenas, alcaldes imputados en casos de corrupción, denuncias justificadísimas, la derecha más derecha en mucho tiempo, la mayoría de la gente les vota, boba, narcotizada y ciega. Pisan el palito y creen que en España lo único que importa -o lo único que hay- es el tema de ETA, caballito de batalla con que ultraderecha española gana elecciones. De más esta decir que sólo ha votado el 60 y algo por ciento del electorado. El resto no ha ido a las urnas. Penoso. Y en fin: que con su pan se lo coman y que les den por ahí... Perdonen la rabia.