Monday, May 28, 2007

Ya ha sucedido. Las elecciones en Manises (y a lo grande, en España) dan una pequeña mayoría al Partido Popular, aunque gobernarían los socialistas en una mayor cantidad de municipios. En nuestro pueblo, el partido de derecha (PP) sólo perdió un concejal. El PSOE, que parecía que se los iba a comer a todos con papitas fritas, obtuvo sólo un representante más, y eso que iba en coalición con otro partido local. Sus expectativas ruedan rotas por las calles, y probablemente, también desde los ojos de la joven candidata derrotada. Izquierda Unida sólo se quedó a 100 votos para obtener dos concejales, pero mantiene al que ya tenía. Manuel, que iba de número dos, se ha quedado a las puertas. Para el país, mal. Para Manises, mal. Para el PSOE, mal. Para Izquierda Unida, mal y bien. Paradoja que da cuenta de la alegría de, al menos, no haber perdido representatividad en la silla plenaria y aumentar 300 votos. La derecha se ha devorado Valencia y Madrid. Pese a las denuncias e imputaciones contra ediles de grandes ciudades –como Castellón, Orihuela, Torrevieja, Alicante, Manises-, las causas pendientes en los juzgados, la corrupción inmobiliaria a la orden del día, las obras monumentales para usufructo de los ricos, metástasis de cemento y hormigón, enfermedad ecológica, desarrollo insustentable… Pese a todo eso, pese a todo eso: ganan. Les votan y ganan. Y se llenan los bolsillos; pero quienes les votan, no. No se ganan nada, pero ellos creen que sí. Obtienen, quizás, algo simbólico. Cierta tranquilidad. La tranquilidad que venden los que les dicen “vótame, pero quédate luego en casa y no te metas en mis asuntos”. Creen ganar, pero están perdidos. No se puede ya hablar de desconocimiento, de cierta inconciencia del electorado, embobado, inocente, que se deja comprar por la derecha por sólo un bocadillo. Ya lo decía Zizek, también discutiéndole a los de la Escuela de Frankfurt: ellos –los electores- lo saben muy bien. Saben que les votan a ladrones. Saben que les votan a corruptos. Les tienen hasta cierta simpatía. Es la transformación en espectáculo de la política: la condescendencia que a veces se le tienen a los villanos de una novela, o de una película del cine. Se trata de una transferencia errónea y peligrosísima, porque creen votar a sujetos de ficción aun cuando ese voto es cierto, conciente, efectivo, vinculante. Esa papeleta luego les afectará realmente. De verdad, no de mentira.

Manuel está sereno, pero le noto cierta sombra de tristeza. Probablemente, sea mucho más el cansancio de estar ayer todo el día como interventor en las mesas junto a sus padres y hermanos, casi todos activos militantes de Izquierda Unida. Yo me quedé en casa de los suegros, acompañando a Dionisio, abuelo de Manuel, de 96 años, militante comunista desde 1934. Lucidísimo, tranquilo, con una sabiduría bien ganada, me comentaba el sube y baja de los primeros cómputos: “Si este resultado quiere el pueblo, pues nos falta mucho aún. Debe haber una mayor educación política desde pequeños, una verdadera educación de izquierdas… Porque si seguimos así, dan ganas de enviar a todos los de derechas a hacer puñetas”. Conversamos hasta las 2 de la madrugada, hora en que llegó Manuel junto a sus padres. Nos saludamos y comentamos parcialmente lo sucedido, pero cansados, nos fuimos en seguida a dormir a nuestra casa. Soñé que me sacaba un tremendo 1 en el examen de valenciano. Me enfadaba mucho, y gritaba, y pataleaba. Me desperté inquieto –no sé porqué tanto- y le dije a Manuel: “he soñado que me iba mal”. Me tranquilizó y me dijo que en realidad había soñado con el resultado de las elecciones. Nos levantamos. Tomamos desayuno. Le saqué esta foto mientras miraba el resultado por Internet. Me dijo que en Silla, pueblo valenciano de la Albufera, se había perdido un concejal del Partido Comunista y se había ganado uno de un partido para-nazi.

8 comments:

Marisa Vidal said...

Un minuto de reflexión, lo triste es que la mayoría de esos votos que no han hablado pertenecen al voto joven y los votos experimentados temen que les vuelvan a robar...todavía...qué se hace mal, qué ocurre con el espíritu de la humanidad. Me decía ayer un grupo que lo triste es pensar que la American´s Cup no es beneficio y que hoy a Valencia la conocen en todas partes, que toda administración pública no es más que una inversión a fondo perdido y un invento para crear funcionarios que no hacen nada...¿Y dónde queda la otra parte, donde queda la sanidad para TODO el mundo y el derecho a tenerla, la educación, medio ambiente...? Al parecer eso no es importante porque no genera dinero. Puto dinero. Sí, pero mañana moriremos todos y cinco de ellos moriran con los bolsillos llenos de papeles y muchos de ellos bajo el puente al final del turia. Y será mañana porque la existencia del planeta no entiende de política y no se puede comprar.

sergio castillo pelegrín said...

Bueno, si alguien dijo que ésto, sería fácil, se equivocaba.
Toca esperar lo peor y enseñarle los dientes, sea lo que sea.
Un abrazo

Enrique said...

Bueno compadres, por aquí ha ido igual, no servimos de llave, aunque PSOE-PR arrebatan el ayuntamiento de la capital al PP, a Pedro Sanz no hay quien lo eche, ni con agua hirviendo...
Ay, al menos Navarra, que está cerquita, les ha dado una lección.

Cucaracha homicida said...

Para qué el carril bici, si podemos ir por el circuito de la Fórmula 1 ...?

Bff... cuánta impotencia, compañeros... cuantísima impotencia....

Preparad los sprays!

Un abrazo, Gari =)

safrika said...

Pues sí. El post es buenísimo, si me permites Pedro voy a reenviarlo.
Bueno, la lluita continua!
Y ahí andamos.

Besos y ánimo.

Pedro Montealegre said...

Así están las cosas, amig@s: mal. Pero pueden estar peor. Y también podrían ser mejor. Depende de nosotros, porque como dice Marisa, "mañana" está a la puerta. O como dice Sergio, hay que enseñar los dientes, pero también ladrar y morder. Si ya Enrique(kb) nos cuenta que se le puede dar lecciones a la derecha en donde antes no se podía, pues aprovechar eso; los sprays de Gary también van muy bien: todo tipo de creatividad social en contra de lo que nos machaca; Safrika: reenvía lo que quieras y seguid luchando. A los del taller: ¡¡¡les veo el jueves, preparad vuestros poemas y gargantas!!

FORO CRÍTICO CULTURAL said...

Un saludo y mucho ánimo para el futuro. No nos vamos a rendir ahora.
¡Salud!

Sabha said...

querido pedro
estoy viendo si paso a Barcelona antes de Valencia, apenas sepa algo te aviso.
un beso y gracias por la hospitalidad