Wednesday, May 28, 2008

Dylan Thomas, nuestro gato, está gravemente enfermo. Tiene Fus (Síndrome Urológico Felino), y ésta es la segunda vez que le ocurre. Hoy ha quedado ingresado en una clínica veterinaria de Manises. Digo la segunda, considerando que luego de la primera, le cambiamos la alimentación y seguimos a rajatabla las recomendaciones de la médica. Sin embargo, ella nos había advertido que no tiene curación, y que más bien, se controla, y que puede desaparecer y aparecer con relativa gravedad, y presentar muchos más episodios. Su propio cuerpecillo genera cálculos que se le atascan en la uretra, lo que le impide orinar, y hace que sus riñones se estropeen. No saben si tendrán que operarlo o no, en todo caso, nos adviertieron para lo peor. A todos los gatos del cielo y al gran micifús que persigue a las estrellas, le ruego que se acuerde de Dylan Thomas, y que algo suceda para que pronto mejore y esté junto a nosotros.


Epílogo: hoy, 29 de mayo, a las 11 de la mañana, llamó la veterinaria. Dylan Thomas ha muerto.

------

PD. En la foto, Dylan Thomas devorando una de las manos de Manuel, antes de ponerse enfermo.

14 comments:

safrika señorita said...

ánimo y desde aquí todas las buenas vibraciones sanadoras del mundo se dirigen hacia manises, hacia donde está dylan. Estos gatos mordedores de manos! Deseo que se ponga bueno prontísimo. Un abrazo.

Pedro Montealegre said...

Safri, muchas gracias, pero como te digo, a las 11 de la mañana, hace 1o minutos atrás, llamó la veterinaria. Dylan Thomas no sobrevivió...

Juana la loca said...

Querido Pedro,
Realmente siento mucho lo de tu gato. Un abrazo grande muy grande,
Damaris

Cucaracha homicida said...

Te mando un abrazo desde las bibliotecas, ojalá coincidamos en algún acto y sea posible hacerlo tangible.

Nos vemos,

Gari

Viktor Gómez said...

Me contó Gari lo de Dylan Thomas. Y sé, porque lo vivo así y lo recuerdo a veces, que perder a un ser querido es lo que nos deja huérfanos, lo que precisa
antes que nada la medicina
del amor y el ejercicio de
la poesía.

A veces, esos que mueren, están tan lejos. Otras, adentro y muy adentro nuestro. También mueren sueños, químeras, paraísos, esperanzas, prioridades.

La desaparición física de sus presencias fortalecen su intermitencia en el reino de la mente. Allí son lo que eran y más.

Allí nos esperan, para cuando tengamos también nosotros que desaparecer.

Lo desaparecido es tan real.

Dylan se ha juntado con otros que amamos y nos aman desde un silencio y estupor impenetrables.

Quiera el misterio, la nada o el todo, abrazar su imposible cuerpo, su calor inalcanzable.

Un abrazo grande, Manuel y Pedro.

Vuestro Víktor

Pedro Montealegre said...

Damaris: muchas gracias, de verdad, y otro beso grande para ti.

Gari: di que sí, que ya hace días que no sé de ustedes.

Pedro Montealegre said...

Viktor, de verdad, siempre leer algo tuyo me da mucha energía y me llena de buenas vibraciones. Gracias de verdad, por pasarte por aquí.

Luciérnaga said...

Ups... me apetecía leerte, últimamente me acuerdo más de ti porque estoy estudiando a Vallejo, Parra y Huidobro entre otros, y yo ya me imaginaba nombrando a Eduardo Milán en mi examen de literatura hispanoamericana y, cómo no, a ti, pero llego y me encuentro con esta mala noticia...

Lo siento mucho... sé que es jodido, parece exagerado y todo eso, pero sé que duele. ánimo a los dos. y un beso grande.

lu.

baudelaire3 said...

Un abrazo desde acá, igual lo siento mucho,

C

Alejandra del Río said...

Pedro, qué terrible. Sé lo que significa perder un gatito. Duele mucho.Uno los echa tanto de menos y al principio uno se vuelve loco pensando que va a aparecer en cualquier momento para hacerte un cariño.Yo antes no pensaba que con una mascota sería tan extremo el sentimiento de pérdida, pero es que ellos nos entregan mucho, a nosotros personas modernas.Es lo tremendo con las mascotas...rara vez nos sobreviven. también existe el sentimiento de culpa por creer uno que pudo haber echo algo...en fin, te comprendo tan bien en este momento y sólo puedo desearte paciencia y mi consejo es que dejes a tu sentimiento seguir su cauce normal. los lazos emocionales no tienen nada que ver con las jerarquías de los seres humanos.
un abrazo y también muchos saludos a Manuel
de la ale

baudelaire3 said...

Pedro: perdona lo inoportuno de este mensaje (dado el tema del post), pero sólo quería avisarte que el Alfabarto va en camino. Debiera llegarte pronto, tal vez el Lunes de la próxima semana.

Ánimo, fuerza, cariños

C

baudelaire3 said...

Alfabarto, en mi lenguaje de sueño y madrugada, quiso decir Alfabeto.

Más abrazos,

C

Ana María - Penélope said...

tu gato está en el cielo de los gatos en donde puede correr y saltar comer y dormir jugar y ronronear libres
alegres
soñadores

Marcela Saldaño said...

Hola Pedro, gracias por tu comentario, apenas salga el libro te lo envío... siento lo de tu gato yo tenía tres ahora me queda uno, se llama black y cree que soy su gata.... abrazos.
M