Tuesday, March 14, 2006


Una joyita de carta, aparecida en el Diario Autral, de la ciudad de Valdivia, Chile:

"Cine Gay
Señora directora:

Como mamá y cristiana estoy muy agradecida de poder vivir con mi familia en esta hermosa ciudad. Por ello quiero expresar aquí mi más profunda decepción porque los días 23, 24 y 25 de marzo se va a realizar el "primer. Ciclo de Cine Gay - Lésbico de Valdivia".

Todos anhelamos hogares bien constituidos y un ambiente sano para nuestros hijos. Dios nos creó como hombres y mujeres, no como homosexuales.

¿Cómo es entonces posible que le presentemos a nuestros hijos semejante aberración como una actividad cultural?

Al hablar de un "primer. Ciclo" concluyo que pretenden repetir esta actividad y eso es más preocupante aún. Lamentablemente los organizadores sólo se identifican como "Closet Producciones", institución desconocida para mí...

Sigilosamente se van introduciendo este tipo de cosas. La gente primero no les da importancia y luego se va acostumbrando a ellas hasta aceptarlas como "normales". Una vez establecidas son muy difíciles de erradicar y la homosexualidad es y seguirá siendo siempre inmoral.
Por eso hay que dar ahora una clara señal de repudio frente a esta actividad:
¡No a la homosexualidad pública en nuestra ciudad!

Mi rechazo va dirigido al ciclo de cine homosexual, no a las personas homosexuales. A ellas tenemos que ayudarles como lo hacemos con cualquier otra persona, pero de ninguna manera exhibiendo su equivocación.

Yo deseo vivir en un entorno social basado en valores cristianos.

Sigrid Nielsen Gildemeister"

-------------------------------------

Espero, por otra parte, que publiquen en el diario mi contestación:

Señora directora:

Creo que la que se equivoca es Sigrid Nielsen Gildemeister en su carta: el hecho de ser “mamá” y ser “cristiana” no significa que tenga garantía moral para atacar el Primer Ciclo de Cine Gay Lésbico de Valdivia. Existen muchos “papás” y “mamás” que, no sólo en Chile, ejercen como tales y sin que su condición de homosexuales o lesbianas influyan negativamente en la educación y desarrollo de sus hijos, naturales y adoptados. De más está decir que también los hay cristianos. Es por eso que en algunos países –España, Canadá, Bélgica, Francia, Alemania e Inglaterra– ya se les reconoce legalmente, como sujetos y como familias, lo que pone de manifiesto un proceso de integración y de igualdad de derechos que históricamente se les ha negado, y que aún no finaliza.

Al menos, Nielsen nos deja en claro que su concepto de aberración está relacionado con una cosa de Fe y no con la realidad de muchas y muchos hoy en día en Chile que luchan por su reconocimiento e integración. Su argumento tiene el mismo origen del que hasta hace un tiempo consideraba imposible e ilegítimo que una mujer –separada y agnóstica– pudiera optar y llegar a la Presidencia de la República.

Tiene mucho miedo, y creo que su problema es ése. Teme esos movimientos “sigilosos”, como asegura, porque de alguna manera la desestructuran. Trastocan su propia y protegida normalidad. No la del resto. En definitiva, se trata del mismo miedo de quienes a lo largo de los años han erradicado del escenario público y de lo visible a las mujeres, a las minorías étnicas y a los pobres. Quizás deba preguntarse si en realidad es ética y cristiana su propia postura a favor de la exclusión. No me gustaría saber los métodos que usaría para exhorcizar lo que ella considera una inmoralidad dado el caso que efectivamente se instaurara. Espero que no sean golpes de estado ni campos de concentración.


Pedro Montealegre Latorre.
Periodista, escritor
doctor © en Lengua y Literatura Hispánicas.

----------------------------
Pd: - La primera Foto, afiche del Ciclo, fue obtenida gracias a Mauro, cuyo Blog está en mis links.
-La Segunda, pertenece a un dibujo de Günter Brus, publicada por Guillermo Cano, en su blog Miaus en los Tejados. También está en mis links. Creo que el dibujo metaforiza muy bien esos miedos.

5 comments:

baudelaire3 said...

Estimado Drope: hay un sólo error en tu carta. El hecho de que la señora sea cristiana y madre no sólo no le da garantía ninguna para criticar ese festival de cine. No le da, en realidad, garantía moral ninguna, de ninguna especie. Manuel Contreras es católico, al igual que su antiguo superior jerárquico. Los comandantes nazis de Treblinkka, Buchenwald, Auschwitz o Dachau, luego de enajenar a miles de judíos de su condición humana, iban a sus casas a jugar con sus niños y, esto es lo más escalofriante, sin el más mínimo sentimiento de culpa. Quémás agregar. Un abrazo

Pedro Montealegre said...

Tienes razón, amigo: me da pie a re-pensar la célebre frase de Adorno, esa de que después de Auschwitz es imposible escribir poesía. Sí, se puede; menos mal. Pero desde luego, después de lo que sucedió -no sólo allí y a partir de allí- da pie a pensar que ya la poesía no "debe" ser la misma. Hablo de apelar a una especie de ética de la producción poética. Ufff, qué frase. Un abrazo.

baudelaire3 said...

Lo de la ética de la poesía, mmmhh, tema harto más complejo, pa' que te voi a decir una cosa por otra. Celine, tremendo novelista, fue colaboracionista de los nazis y abiertamente anti-semita. ¿Es inmoral el "Libro de guardia", del Bruno Vidal? Yo creo que no, absolutamente no. Pero también puedo andar muuuuy perdido. Nos vemos, por aquí o por allá

Pedro Montealegre said...

Cristián: desde luego es un tema complejísimo, y que me apasiona: tanto como tú, yo puedo estar muy perdido, y esa conciencia es almenos una certeza y un punto de partida honesto. Creo que todo discurso -no sólo poético- es partidario. Otros lo han dicho mejor: toda estética incluye, desde luego, una ética de la producción. Creo, a estas alturas, que podemos llegar a conclusiones muy similares en cuanto a cierta canonificación de tales o cuales autores, de su valía y reconocimiento en tal o cual localización como "literatura" etc. Pound era fascista. Lo reconozco y he aprendido a valorarlo de acuerdo también a las herramientas que te da su mismo sitio, y lugar en el espacio. Ya has dado el ejemplo de Celine, o de Bruno Vidal. ¿Podemos concordar, en base a ciertas lógicas de asimilación, de reconocimiento y de legitimación de sus textos que son poéticos, que logran algo? Pues sí, al menos yo creo eso: lo que te quiero decir es que si llegado el caso de que toda poesía tiene un valor estético, que se le otorga o se conviene, pues podemos llegar a acuerdos, a asumirlos como prerrequisito que posteriormente nos hará "gozar" (azzzúuucarrrr) con lo que leemos, hacer antologías, trabajar en el doctorado que hemos estudiado. Pero si es tan fácil acordar eso, ¿en qué uno puede discrepar, hacer verdaderamente crítica? Pues creo que en la crítica -redundo- ideológica, o como decía el "compañero" Frederic Jameson, en afirmar la interpretación política de los textos literarios. Creo que por ahí va mi búsqueda. Y desde luego, más allá de deconstrucciones, de burbujeantes y serpenteantes estudios culturales, de anárquicos rizomas hasta el infinito, o estructuralismos de cirujano, filosófías más o menos cerca de nuestra nunca terminada modernidad sudaca, creo que siempre al final uno se topa con la disyuntiva ética de preguntarte de qué parte estás. Me refiero a qué orden o desorden te adscribes. Pienso en el mundo como está -nada tranquilizador-, y si no escojo creo que seguiré perdido, perdido, perdido. Un abrazo.

María Santísima said...

queridos, le mandé unos comentarios a la María Mauricio, por su nueva cofradía que inició en Valdivia y por la carta de la aactriz, se los reproduzco:



mija, mucho cuidado con Brigitte Nielsen, mira que tiene hartos músculos, y un pajarito "que te cagas" (para seguir con la españolidad). pobre señora, se le nota la sobrepoblación hormonal... en todo caso, a ti también. tanto pelear pa una ciudad tan chica.agradécele a la Nielsen la propaganda que te ha hecho. bueno, bueno. estoy agotada con tus tonteras, así que me voy a acostar. antes, al menos un rosario...

10:55 PM
Suprimir
María Santísima dijo...

me acabo de acordar y me despierto un poco para decirte que no renieges de tu identidad chilensis, bien catolicona que eras, al menos cuando yo te conocí... ahora sí que me voy, tengo muchos encagos de los países en guerra, esto de serintercesora es bien cansador, imáginate unos dos mil añitos trabajando sólo pa que te pongan en fonasa... chaito nomás

10:57 PM
Suprimir