Saturday, July 28, 2007

Dice el filósofo neoliberal ("anarco-capitalista") Roderick Long: "una persona hambrienta necesita algo para comer, y uno no puede comer un derecho a la comida. En base a la generosidad y a la compasión, por tanto, un sistema que garantice un derecho a la comida pero no sea muy exitoso proveyendo comida, seguramente sea menos deseable que un sistema que suministre comida de forma sostenida pero no reconozca ningún derecho a la comida". Y es el Mercado, y no el Estado, el que mejor nos alimenta a todos, agrega otro neoliberal...

Uffffff, lo que hay que leer. ¿Qué ha hecho el Mercado para alimentar a los hambrientos del tercer mundo? ¿Cómo el Mercado va a alimentar a los hambrientos que el mismo Mercado produce? Es como que si le dijeran al granjero que lo mejor para cuidar a las gallinas es que contrate a un zorro. Perdón por la metáfora, estamos hablando de vidas humanas.

4 comments:

very very close. said...

qué heavy lo que dices. uno se siente nada frente a cosas como estas!

un abrazo pedro, pasea por mi blog.

cariños, besos

p.

Pedro Montealegre said...

Paula, qué bueno que te hayas aparecido por aquí y que tengas blog, ten por seguro que te visitaré, besos miles

Pd Lo de estos "filósofos" neoliberales es muy fuerte, e intentan justificar mediante retóricas altamente "economicistas" lo que no tiene justificación: pretenden volver al medioevo, a los antiguos señores de la guerra, la empresas controlando el destino de sus consumidores (ex- sujetos civiles o ciudadanos)

Juana la loca said...

El problema, Pedro, es que el mundo se ha quedado prácticamente sin alternativa. Por desgracia, los que no tienen comida -pero sí "derechos", según los economistas de mercado- no tienen tampoco poder para cambiar el estado actual de las cosas, y sinceramente, no veo a nadie interesado en hablar -y hacer- algo por ellos. Y eso, he de confesarlo, es uno de mis dolores más profundos. Un abrazo, Damaris

Anonymous said...

Lo preocupante aquí no es la metáfora, sino que la consideres inadecuada como si de cosas diferentes se tratara: al final, son vidas.
Hay quien dice que: Reduciendo el número de carnívoros, aumentaría la cantidad de alimentos para sufragar el hambre del planeta.
Casi el 90% de los granos que se producen en Estados Unidos, es para alimentar al ganado que malvive en las granjas industriales para convertirse más adelante en alimento "humano".
¡Qué inadecuado tu ejemplo,¿no?! ¡Mira que comparar bellísimas gallinas y zorros sin prejuicios con seres humanos! ¡Joder!